PAES reflejó aumento de la brecha entre colegios públicos y privados

Presidente desayuna con estudiantes que obtuvieron Distinciones PAES
DRAGOMIR YANKOVIC/ATON CHILE

Los resultados de la PAES que el Ministerio de Educación exigió no difundir, en correos con advertencias a las 45 universidades del país, finalmente mostraron un aumento de la brecha entre colegios públicos y privados.

Según da a conocer hoy El Mercurio, el promedio de las pruebas obligatorias (Competencia Lectora y Matemática 1) fue de 601,3 puntos, de un máximo de 1.000. Esto es 1,3 puntos menos que en el proceso anterior. 

Por tipo de colegio, los particulares pagados aumentaron en 5,1 puntos su promedio en los test obligatorios, mientras que los establecimientos municipales disminuyeron en 4,9 puntos, y los que dependen de servicios locales de Educación Pública (SLEP) bajaron 4,7.

Los particulares subvencionados en tanto mantuvieron su puntaje promedio con una variación de apenas 0,4 puntos. 

Al observar con detalle Matemática 1 la situación es más compleja, pues es ahí donde creció con más fuerza la brecha entre particulares pagados y los demás recintos. Así, mientras en el proceso anterior los alumnos de colegios pagados obtuvieron en promedio 171,9 más que los municipales, esta brecha se elevó a 189,6 en el proceso actual. 

Y si se compara con los servicios locales de Educación, la disparidad es de 207,7 puntos, 17,7 más que el año pasado. 

Lo mismo ocurre con la brecha entre colegios particulares pagados y subvencionados: en Matemática 1 pasó de 147,6 puntos a 156,6. Y en el caso de Lectura, las disparidades aumentan levemente. 

Otro indicador es que la prueba electiva de matemática 2 bajó el puntaje promedio general en 23,9. Aunque el Demre insistió el día de la entrega de puntajes en que esa prueba específica está diseñada para que sea difícil y es normal que no haya buenos resultados. 

AMENAZAS A LAS UNIVERSIDADES

Ayer se conoció que el Ministerio de Educación exigió a las universidades, de manera inédita, no realizar análisis o cruces de datos con los puntajes de la PAES, ni difundir sus resultados, bajo amenaza de llevarlas a la Superintendencia de Educación.

La medida fue rechazada por las universidades, ya que es habitual que cada año las casas de educación superior hagan este cruce de datos para conocer el rendimiento según realidad geográfica o socioeconómica o por tipo de colegio.

Mediante un correo electrónico del Sistema de Acceso de Educación superior, que depende de la Subsecretaría de Educación Superior, a cargo de Víctor Orellana (Comunes), se exigió a las universidades mantener la reserva de los datos.

El mail tiene fecha del 29 de diciembre y establece que “tanto la información de puntajes como la de distinciones que se compartirá con las universidades debe utilizarse únicamente para efectos de resguardar el desarrollo del proceso de admisión”.

Añade que “dado el propósito bajo el cual es capturada y compartida esta información con las universidades, sumado a que en éstas se contemplan datos personales y sensibles de los postulantes, los cuales están protegidos por la Ley N° 19.628 sobre protección de la vida privada, no corresponde su divulgación con organismos externos al Sistema de Acceso, ni generar informes públicos acerca de resultados totales o parciales del proceso, o manipulación de cualquier tipo con fines distintos al desarrollo del proceso de admisión”.

“Como Subsecretaría de Educación Superior creemos fundamental establecer como buena práctica en el Sistema de Acceso, el manejo prolijo y confidencial de estos datos. En virtud de lo señalado anteriormente, le pedimos su colaboración en el resguardo de esta buena práctica en sus labores de admisión para el proceso en curso y posteriores”, agrega.

Finalmente, advierte que “frente a cualquier infracción a la normativa, desde la Subsecretaría pondremos en conocimiento de esto a la Superintendencia de Educación Superior para que evalúe la situación”.

Al respecto, la Subsecretaría de Educación Superior indicó que se encuentra en la obligación de hacer cumplir la norma vigente sobre protección de la vida privada, además de cumplir con la autorización específica de uso de datos que acepta cada estudiante al momento de inscribir la PAES.

“Las universidades que adscriben al Sistema de Acceso conocen estas disposiciones legales en las que se establece que deben utilizar la información que obtengan como consecuencia de su participación en el Sistema solo para los procesos directamente relacionados con la admisión universitaria”, añadió la subsecrtaría.

Agregó que los datos entregados por el Mineduc a las universidades son un insumo para el proceso de admisión “y no se encuentran anonimizados, como sí se utiliza para investigaciones académicas, por lo que su uso para fines distintos efectivamente atenta contra la protección de los datos personales y de la vida privada”.

Temas recomendados