Consumo de alcohol en Chile llega a su menor nivel en casi tres décadas

Cerveza
JONNATHAN OYARZUN/ATON CHILE

El XV Estudio Nacional de Drogas en Población General llevado a cabo por el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda) reveló que cuatro de cada 10 chilenos han consumido alcohol en el último mes, cifra más baja observada desde que se comenzó a aplicar la encuesta, en 1994. 

En conversación con el Mercurio, la directora del Senda, Natalia Riffo, sostuvo que “no es un dato para alegrarse. pero sí para pensar que las cosas están avanzando” y explicó que este estudio tiene la serie de datos “más extensa de América Latina, con una metodología que garantiza la comparabilidad y, en el fondo, tener una vigilancia epidemiológica. Junto con otros datos. nos permite mirar tendencias y orientar políticas públicas”. 

Los resultados de la encuesta muestran una baja o estabilización en el consumo de diversas drogas. Al respecto, Riffo recalcó que no significa “bajar los brazos, sino mirar qué estamos haciendo bien y potenciado. Hay una política de Estado, que trasciende a los gobiernos y que ha ido dando frutos”.
En el caso del tabaco, la prevalencia fue de un 17,7%, cifra más baja desde que se tiene registro de este consumo, en 2002. 

El psiquiatra Carlos Ibáñez, académico del Centro Especializado para la Prevención del Consumo de Sustancias y el Tratamiento de las Adicciones (Cesa), de la Facultad de Medicina de la U. de Chile, indicó que esto “tiene directa relación con políticas de control de tabaco, recomendadas por la OMS y que hemos aplicado en el país, como reducir el acceso, aumentar los precios y los impuestos, y limitar la publicidad”.

En tanto, la psiquiatra Cynthia Zavala, directora de la Carrera de Medicina de la U. Andrés Bello y exjefa del Departamento de Salud Mental del Ministerio de Salud, señaló que ha llevado a “un cambio de paradigma social” y señaló que “hoy se reconoce el derecho a tener espacios libres de humo”.

Según la encuesta, más de la mitad de quienes consumen alcohol lo hacen en dosis altas (cinco o más tragos al día en hombres, cuatro o más en mujeres), llegando a la embriaguez. 

La especialista comentó que estos resultados tienen concordancia con otros estudios “que muestran que la población chilena tiene un patrón de consumo que se concentra en unos pocos días, lo que tiene efectos más complejos para la salud y mayor riesgo de accidentes”. 

A juicio de Ibáñez “con el alcohol hemos sido más lentos e ineficientes a la hora de implementar políticas públicas, como se hizo con el tabaco”. “Dl alcohol sigue siendo barato, de fácil acceso y con una publicidad poco regulada”, acotó.

Respecto a otras drogas, el estudio muestra que el consumo de marihuana se encuentra en un 10,9%, cifra inferior al peak alcanzado en 2016 (14,5%). “La pasta base también se mantiene estable (0,3%), pero la cocaína vuelve a rangos prepandemia (0,9%, luego de llegar a 0,5% en 2020)”, señaló Riffo. 

Por otra parte, se observa un aumento en la percepción de riesgo en el consumo de todas las sustancias. En el caso de la marihuana, pasó de 31,4% en 2020 a 41,8% en la actual encuesta. En cuanto al alcohol, la percepción de riesgo de beber cinco o más tragos al día creció cuatro puntos (de 85,6% a 89,3%). 

Asimismo, la medición muestra un aumento en la proporción de personas que declaran que les ofrecieron, durante el último año, marihuana (de un 17,6% en 2020 a 20,1% en 2022), cocaína (de 3,6% a 4,8%) y pasta base (1,5% a 2,2%), durante el último año. 

Además, el estudio establece que se mantiene estable el consumo en el último año de estimulantes sin receta (0,1%), éxtasis (0,5%), alucinógenos (0,9%), analgésicos sin receta (1,5%) y tranquilizantes sin receta (1,8%). 

“Hay un alto consumo de tranquilizantes, sobre todo en adolescentes. Otro punto son los analgésicos, como tramadol, que, aunque no tienen un perfil adictivo complicado, sí generan otras complicaciones que son preocupantes”, subrayó Riffo. 

Temas recomendados